Los votantes británicos propinaron un duro golpe a la primer ministra, Theresa May, acabando con su mayoría parlamentaria en una elección que se suponía iba a reforzar su poder.

El partido Conservador obtuvo 316 asientos, 12 menos que en las elecciones pasadas, mientras el Partido Laborista se coloca con 261, un impresionante resultado con 31 asientos más de los que tenía.

Read the full article: HERE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here