Paul Manafort y Rick Gates, exjefe y exrepresentante de la campaña presidencial de Donald Trump, respectivamente, estarán bajo arresto domiciliario y deberán entregar sus pasaportes.

La decisión la tomó la jueza Deborah Robinson, después de que Manafort y Gates se declararan inocentes de los cargos presentados contra ellos en el marco de la investigación del fiscal especial del Departamento de Justicia Robert Mueller, sobre la injerencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016.

Read the full article: HERE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here