Este martes sucedió lo que todos esperábamos: Derek Jeter fue electo al Salón de la Fama del Béisbol. Listo, no hay nada que cuestionar al respecto, se lo ganó. El ex capitán de los Yankees presume de una carrera exorbitante, llena de logros y campeonatos, cinco anillos de Serie Mundial lo comprueban.

Lo que hace ruido en todo el asunto es un pequeño detalle, minúsculo. Tal vez ni valga la pena mencionarlo, así que felicidades, querido Jeter, ojalá nos caigan otros 10 como tú del espacio…

¿Qué le habrá pasado por la cabeza a ese elector? Un jugador de ese calibre debió haber sacado 200%, es un fuera de serie, único e irrepetible.

Ver artículo completo AQUÍ