La directora de la empresa privada de apuestas en línea Bet365, Denise Coater, recibió este año un sueldo total de US$417 millones, confirmando su posición como la ejecutiva mejor pagada de Reino Unido.

Su salario es de US$361 millones y además fue recompensada con bonos, reavivando el debate sobre cuánto deberían ganar los jefes.

“Un director ejecutivo promedio de una gran corporación en Estados Unidos -según una sesión reciente del Senado- recibe aproximadamente un sueldo 100 veces mayor que el de un trabajador promedio. Y nuestro gobierno premia ese exceso con una exención de impuestos para el sueldo del ejecutivo, sin importar lo alto que sea. Eso está mal“.

Son palabras que pronunció Bill Clinton durante la campaña presidencial estadounidense de 1991. Ganó. Y pronto cumplió su promesa de abordar el pago excesivo.

Tradicionalmente, los salarios se trataban como costos, reduciendo la ganancia sobre la cual una empresa gana impuestos.

El presidente Clinton cambió esa ley. Las empresas podrían seguir pagando tanto como quisieran, pero los salarios de más de US$1 millón ya no serían libres de impuesto.

Ver artículo completo AQUÍ