Es cierto que, cuando vas a una entrevista, tu trayectoria es de los factores más importantes para determinar si te dan un trabajo o no. Pero, aunque no lo creas, resulta que tu personalidad sería igual o quizás hasta más importante. Incluso podría importar más que el lugar donde estudiaste o tu apariencia, de acuerdo con un estudio realizado por la empresa de coaching para buscadores de empleo, TopInterview.

En dicho estudio, la compañía descubrió que hay un defecto de personalidad que podría echar abajo cualquier oportunidad de que obtuvieras el empleo y este es: el exceso de confianza.

Irónicamente, cuando se les preguntó a los empleadores qué rasgos de personalidad les parecían más atractivos, calificaron la ‘confianza’ como la segunda más importante.

Por eso, al parecer, debes equilibrar los niveles de confianza para no ser percibido como un fanfarrón durante la entrevista.

Es decir que sí debes hablar de tu experiencia y logros, pero sin parecer que eres arrogante, ya que esto dañará tu credibilidad y podría arruinar tus probabilidades de conseguir el trabajo.

Ver artículo completo AQUÍ