Durante enero la Oficina para el Control de Inmigración y Aduanas (ICE) ha llevado a cabo una campaña contra la trata de personas con motivo de Mes Nacional para la Prevención de la Esclavitud y el Tráfico Humano, sin embargo algunas organizaciones la han criticado ya que consideran que la mayor amenaza que enfrentan víctimas y sobrevivientes de este delito es la administración del presidente Donald Trump.

La campaña intenta crear conciencia para prevenir el tráfico de personas con fines de explotación sexual o laboral, por lo que ICE ha llevado a cabo eventos comunitarios en los que destaca sus logros y esfuerzos para ayudar a las víctimas.

Para el Safe Horizon’s Immigration Law Project, muchos de esos esfuerzos que las autoridades presumen son opacados por una amenaza aún más significativa que los propios traficantes: la guera de esta administración contra los inmigrantes.

Los inmigrantes son particularmente vulnerables a los traficantes de personas con fines de explotación sexual o laboral, argumenta la agrupación, debido a la condición migratoria irregular, a la incapacidad de hablar inglés, al desconocimiento del sistema legal, a niveles más bajos de educación y a la falta de acceso al empleo.

Ver artículo completo AQUÍ