En una crítica anónima, un funcionario anónimo de la administración Trump ha calificado de ilegal el programa Quédate en México -oficialmente Protocolos de Protección al Migrante (MPP)- por violar deliberadamente los derechos humanos y perjudicar a propósito a los inmigrantes que buscan asilo en Estados Unidos.

El oficial de asilo no reveló su nombre pero The Washington Post ha verificado con la oficina Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés) que la declaración es auténtica. El Post publicó una carta carta de dicho funcionario a la que tuvo acceso el senador demócrata por Oregón Jeff Merkley.

En dicha carta, esta persona anónima confesaba no poder “llevar a cabo entrevistas bajo los Protocolos de Protección al Migrante o participar de otro modo en el programa”. “La implementación del MPP claramente está diseñada para promover la agenda racista de esta administración [que busca] evitar que poblaciones latinas e hispanas ingresen a nuestro país”, dijo el autor del documento después de considerar el programa “ilegal” bajo la legislación actual.

El funcionario criticó que el programa se implemente solo en la frontera sur y que, por tanto, se dirija a los solicitantes de asilo centroamericanos. Este hecho revela que la medida está expresamente diseñada para castigar a los migrantes al dificultar sus comparecencias en corte. Al no poder presentarse, los jueces los condenan a la deportación y le impiden volver a entrar al país por lapsos de cinco o 10 años.

“Sin un sistema altamente funcional de avisos [para las citas], la administración se ha asegurado que un elevado número de solicitantes pierden sus citas en las cortes”, afirmó el funcionario. El autor de la carta concluyó que su decisión de no participar se debía principalmente a que sus tareas en MPP “diferían substancial y moralmente de otros aspectos de nuestro trabajo”.

Ver artículo completo AQUÍ