Un grupo de 14 inmigrantes en el Centro de Detención de Florence, en Arizona, iniciaron este miércoles una huelga de hambre ante las precarias condiciones que viven en detención y el miedo por sus vidas en caso de ser contagiados de COVID-19, de acuerdo con un comunicado del grupo de derechos humanos Puente.

“Algunos tenemos 90 días, otros 100 días en detención y no nos quieren dejar salir. Hay gente que está siendo infectada, es preocupante la situación que estamos viviendo aquí”, dijo un migrante guatemalteco en una grabación proporcionada por Puente en el comunicado.

El inmigrante, que se encuentra detenido en el Centro de Detención de Florence del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), dijo a Puente que comenzaron este miércoles la huelga de hambre y que no pararán hasta que los dejen salir, ya sea en libertad o que les permitan regresar a sus países de origen.

“Somos humanos, tal vez cometimos un delito al venir a otro país que no es de nosotros, pero ya pagamos por eso”, dijo el inmigrante con voz desesperada.

Indicó que aquellos que protestan o se quejan son enviados al “hoyo”, una celda donde los inmigrantes son aislados de otros.

De acuerdo con datos del ICE, en Florence hay 11 casos positivos de detenidos infectados con el virus de la COVID-19. Otros 68 han sido confirmados en el Centro de Detención de La Palma, a donde la huelga de hambre se podría extender, de acuerdo con Puente.

María García dijo en el mismo comunicado que su padre, quien probablemente sea deportado de este centro la noche de este miércoles, fue testigo de que su compañero de celda estaba extremadamente enfermo y solo fue sacado en medio de la noche y nunca supieron que pasó con él.

El grupo Puente, con base en Phoenix, se encuentra llevando a cabo la Caravana Unidos por la Libertad, por la cual busca presionar al gobernador de Arizona, Doug Ducey, para que tome acción dentro de las cárceles en estos momentos en que el país enfrenta la pandemia de COVID-19.

Ver artículo completo AQUÍ