El 1 de julio pasado se conoció que unos 9,500 agentes de la Patrulla Fronteriza (CBP) eran parte de un grupo secreto de Facebook en el que hacían bromas pesadas sobre la muerte de inmigrantes y comentarios vulgares sobre congresistas que visitarían uno de sus centros de procesamiento en Texas. La jefa de la agencia federal, Carla Provost, no tardó en criticar el comportamiento. Pero este viernes un reporte de la web The Intercept asegura que ella era uno de sus miembros.

Apenas tres meses después de su designación, que ocurrió en agosto de 2018, Provost había escrito un comentario en el grupo a otro compañero que cuestionaba su ascenso hasta ese cargo. Le decía que no pudo rechazar la oferta, según The Intercept.

Ver artículo completo AQUÍ