Migrantes en peligro por brote de coronavirus en albergue en México

En la zona centro del municipio de Mexicali, en el estado de Baja California, en México, el albergue Alfa y Omega con 72 migrantes, tres de ellos mexicanos y el resto centroamericanos, reportó a las autoridades de salud un brote de coronavirus, COVID-19 desde el 4 de mayo, en el que 15 personas estuvieron graves, pero no se les apoyó, acusó el pastor Tomás Diosdado.

El albergue da hospedaje a los migrantes desde hace un año, 22 de ellos son niños, para que las familias puedan tramitar su asilo ante el Gobierno de Estados Unidos, pero la pandemia detuvo todos los procesos.

“Entonces nos pegó el virus en el albergue, siete con síntomas graves nos presentamos en el Hospital General, uno no podía respirar, de hecho lo tuvimos que cargar para llevarlo, pero no recibieron a nadie, me presenté como pastor del albergue y me dijeron que menos me recibirían”, dijo Diosdado en entrevista.

“Tampoco me hicieron la prueba (de COVID-19), nos regresamos todos al albergue, yo tengo hipertensión, entonces una doctora me hizo favor de venir y recetarme algunas cosas, que son las mismas que conseguimos para quienes se sentían peor”.

Denunció que ninguna autoridad de salud se ha acercado o llamado para preguntar cuál es la situación dentro de la organización.

“A todos nos ha dado calentura, o diarrea, dolor de cabeza y muscular”, dijo.

En una revisión de la población migrante, por la doctora que lo atendió, se determinó que todos habían tenido algún síntoma de COVID-19, excepto dos personas que estaban trabajando en la Central de Abasto Braulio Maldonado.

“Creemos que ellos fueron portadores, pueden ser asintomáticos y contagiaron a todos los demás”, explicó Diosdado.

“Afortunadamente nadie perdió la vida”, indicó, “se lo atribuimos a que es una población joven, tenemos 22 niños, y los demás no pasan de los 37 años, los que tienen alguna enfermedad previa son quienes batallamos más, diabetes, tiroides, esos casos se agravaron”.

Ver artículo completo AQUÍ