Un grupo aún sin cuantificar de migrantes se dispone a partir en las próximas horas en caravana hacia la frontera estadounidense desde San Pedro Sula, la ciudad hondureña fronteriza con Guatemala de la que ya han salido en el pasado otras iniciativas similares.

También como en ocasiones anteriores, esta caravana (que avanza en grupo para protegerse de carteles y criminales) prevé iniciar su viaje desde la terminal metropolitana de autobuses.

Su convocatoria, extendida a través de redes sociales, ha sido criticada por activistas: “Tenemos un sinfín de problemas, pero creemos que al migrar solo estamos siendo presas de un grupo organizado que nos lleva a tomar un camino que no es viable para ningún hondureño”, opina Hugo Maldonado, presidente del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en Honduras.

“La experiencia muestra que, de cada 100 personas que salen, entre el 60% y el 70% están regresando al país”, señala Nelson García Lobo, director de la Comisión Acción Social Menonita.

Ver artículo completo AQUÍ