Pánico es lo que se vive al interior de las cárceles de inmigración donde un empleado y uno de los detenidos han sido diagnosticados con coronavirus, de acuerdo con los testimonios de los mismos presos.

Los recluidos en el centro de detención de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en Elizabeth, Nueva Jersey, consideran que las autoridades no están haciendo lo suficiente para evitar que el coronavirus se propague al interior, donde viven hacinados.

En entrevistas telefónicas realizadas por la organización periodística no lucrativa, The Marshall Project, los inmigrantes refieren temor, dicen sentirse vulnerables al contagio porque en ocasiones ni jabón les dado para lavarse las manos, además de que no reciben información sobre la situación de emergencia.

El jueves de la semana pasado un miembro del personal médico de la cárcel de ICE en Elizabeth resultó positivo a la prueba del COVID-19.

Desde entonces, dicen los inmigrantes ahí detenidos, los funcionarios han hecho poco para mejorar las condiciones sanitarias en el interior, ya que han pasado hasta tres días sin jabón de manos y nadie ha recibido ni guantes ni mascarillas para protegerse.

Ver artículo completo AQUÍ