La Patrulla Fronteriza (USBP) y otras agencias federales establecieron un equipo especial en Kansas City, Missouri, cerca del centro geográfico de Estados Unidos, para detectar cargamentos de droga, dinero del narcotráfico y bandas de coyotes, a pesar de que la ciudad se encuentra a 930 millas del punto más cercano de la frontera con México (Laredo, Texas) y a 740 millas de la garita de Neebing, en Canadá.

La distancia desde las zonas limítrofes con ambos países no detiene las tareas de los oficiales del USBP. De hecho, la dependencia puede seguir cualquier caso, independientemente del sitio al cual se dirigen los indocumentados o los narcóticos, cuando la investigación se origina en algún punto de la frontera.

Kansas City en particular, es importante para los carteles y grupos de contrabandistas de personas porque es una zona por la cual pasan sus transportistas para llegar al Medio Oeste y a la Costa Este del país. Allí también almacenan droga, dinero sucio y armas de fuego o se transfieren la mercancía ilícita.

Su ubicación es estratégica: tiene dos aeropuertos, varias autopistas interestatales, el centro ferroviario más grande de EEUU por tonelaje y es el segundo lugar más importante para las actividades comerciales de la industria automotriz en Norteamérica (incluyendo la recepción de los vehículos fabricados en México).

Ver artículo completo AQUÍ