El gobierno de Donald Trump detiene cada vez más a inmigrantes sin condenas criminales a la vez que reduce el número de aprehensiones de los que sí han sido convictos, muestran cifras del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE en inglés).

El 64% de los migrantes detenidos en centros de ICE hasta abril de este año no tenían una condena criminal, por encima del 57% de octubre de 2016, la cifra más cercana al inicio de la administración Trump (en enero de 2017) en los datos recopilados por el Centro de Información y Acceso de Registros (TRAC en inglés) de Syracuse University.

Paradójicamente, en ese lapso, ha bajado la cantidad de migrantes detenidos que sí han sido condenados criminalmente: en octubre de 2016, el 43% había perpetrado un crimen, porcentaje que cayó al 36% para abril de 2019.

Ver artículo completo AQUÍ