Jared Kushner, yerno y principal asesor del presidente, Donald Trump, ha estado trabajando discretamente para revivir su propuesta de reforma migratoria, según fuentes consultadas por la cadena de radio pública NPR.

Tras la absolución del presidente en el juicio político que se llevó en su contra en el Senado, Kushner se ha reunido con líderes empresariales, grupos antiinmigrantes y otros grupos de interés afines al Partido Republicano con el objetivo de conseguir apoyo para su plan migratorio, según el medio citado.

Con la economía en auge y la llegada de inmigrantes a la baja, tanto indocumentados como con papeles en regla, algunos sectores de la economía sufren la escasez de mano de obra. Un problema que se ha notado más en la industria de la construcción, donde 80% de las empresas han tenido problemas para llenar vacantes, según un sondeo reciente de la Asociación General de Contratistas de América.

Grupos empresariales ya han cabildeado a favor de un sistema que facilite la integración de más trabajadores extranjeros, reporta la radio pública nacional. Pero las organizaciones que buscan restringir la inmigración, aliadas de la Administración, colocan a Kushner en la intrincada posición de encontrar un término medio que satisfaga a ambas partes.

Además, los congresistas demócratas difícilmente aceptarán una propuesta que no incluya a los 11 millones de indocumentados que viven en el país o a los más de 700,000 dreamers o soñadores, migrantes sin documentos que fueron traídos al país de la mano de sus padres cuando eran niños.

Si bien no se han presentado los detalles del nuevo plan de Kushner, un portavoz de la Casa Blanca dijo a NPR que el presidente ha dejado en claro que “debemos tener una política de inmigración sana, racional para mantener a los ciudadanos americanos seguros que incluya terminar el muro, asegurar la frontera y un sistema de inmigración basado en el mérito que proteja los salarios y los trabajos americanos”.

Ver artículo completo AQUÍ