La presión aumenta en Puerto Rico para que renuncie a su puesto el gobernador, Ricardo Rosselló, tras la revelación del contenido de un chat privado con comentarios homofóbicos, insultos e, incluso, bromas sobre los muertos por el huracán María.

Pese a los reclamos, este lunes el funcionario advirtió de que no lo hará y que tomará las decisiones que a su juicio «sean mejores» para Puerto Rico.

En su primera entrevista tras la publicación del contenido del chat, Rosselló también quiso dejar claro, a través de la emisora Nación Z, que tras evaluar y analizar la situación creada ha concluido que no ha cometido ningún delito con las expresiones que aparecen en el mismo. «Ninguna de esa información era privilegiada o confidencial», remarcó.

Ver artículo completo AQUÍ