El ojo de Barry llegará a Louisiana este sábado cerca de Morgan City, pero su tamaño será suficiente para llevar copiosas lluvias a una extensa área de Louisiana, que ya declaró el estado de emergencia y se prepara para demostrar si sus autoridades aprendieron suficiente del desastre que dejó Katrina en 2005.

En su más reciente reporte el Centro Nacional de Huracanes (CNH) señaló que Barry tocará tierra este sábado y representa un nuevo reto para las autoridades debido a una situación que podría no tener precedentes, ya que confluyen fuertes precipitaciones, marejadas ciclónicas y la crecida del río Mississippi.

Ver artículo completo AQUÍ