El gobierno de Donald Trump castigará a los inmigrantes que usan fondos públicos o amenacen con convertirse en carga pública, siendo una de las medidas más fuertes hasta ahora para detener la inmigración legal. En una versión anterior de esta nota, se indicaba erróneamente que el gobierno negará ciudadanía a quienes usen beneficios públicos.

La nueva medida denegará a los solicitantes de residencia legal permanente y otros beneficios de inmigración si usan asistencia alimentaria, cupones de vivienda u otras formas de bienestar público, dijo el diario The Washington Post.

Esta noticia se conoce este lunes, cuando el director interino del Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS), Ken Cuccinelli, anunció que dará una conferencia de prensa.

Ver artículo completo AQUÍ