El gobierno interino de Bolivia repudió este lunes las polémicas declaraciones que realizó el fin de semana el ex presidente Evo Morales, quien consideró que en su país “hay que organizar milicias armadas como en Venezuela”.

“Estas declaraciones del ex presidente son un claro llamamiento a la violencia contra el pueblo boliviano y su gobierno, y constituyen graves delitos de sedición, alzamiento armado contra la seguridad y soberanía del Estado, conspiración e incluso configuran terrorismo”, señala un comunicado difundido por el ministerio de Exteriores boliviano.

“Es de conocimiento público que Evo Morales ha solicitado refugio en Argentina, y por tanto su actual condición jurídica es la de solicitante de refugio o refugiado. Evo Morales no puede emitir declaraciones políticas de esa naturaleza, pues son una clara amenaza al orden público, tanto para Bolivia como para Argentina”, agrega.

El Ejecutivo también solicitó a las autoridades argentinas no permitir al líder del Movimiento al Socialismo (MAS) “que realice llamados a la violencia, odio, discriminación o subversión, que claramente sobrepasan el ejercicio del derecho a la libertad de expresión y otros derechos políticos garantizados”. “Esto sería contrario a las normas del derecho internacional y principios de las Naciones Unidas”, concluye la misiva.

Ver artículo completo AQUÍ