Michael Horowitz, director del organismo de control del Departamento de Justicia, confirmó que no había hallado ninguna conspiración política o del «estado profundo» deep state, término que se usa en teorías de la conspiración para referirse a una supuesta organización que maneja al Estado) detrás del inicio de la investigación del FBI sobre los lazos de la campaña de Trump con Rusia en 2016.

«No encontramos documentación ni testimonio que avale que hubo inclinación política» que definieran la apertura de la investigación, indicó Horowitz entrevistado por la senadora Amy Klobuchar ante el Comité Judicial del Senado.

Consultado por la senadora Dianne Feinstein, la demócrata de más alto rango del comité, Horowitz dijo que entre los puntos más importantes de las malas prácticas y puntos que encontró su pesquisa es que la investigación se abrió con «una predicación suficiente», que fue iniciada por alguien que no tenía conexión con textos que mostraban un sesgo político y que los miembros del FBI no siguieron el protocolo adecuado al seguir ciertos pasos.

Ver artículo completo AQUÍ