Llevan meses esperando en México, haciendo fila para tomar un número, poder procesar su solicitud de asilo a EEUU y entrar legalmente. Pero la reciente decisión de la Corte Suprema de permitir negarles el asilo si no lo pidieron antes en los países por los que pasaron los ha dejado con su futuro aún más incierto.

Ver artículo completo AQUÍ