La senadora Jeanine Áñez asumió este martes la presidencia de Bolivia, en una sesión del Congreso que no contó con la presencia de los congresistas del MAS.

“Asumo de inmediato la presidencia del Estado”, expresó.

“En el caso presente, se materializa la ausencia definitiva por el abandono del territorio nacional por parte del presidente y el vicepresidente (…), lo que obliga a aplicar la sucesión presidencial”, explicó la titular de la Cámara Alta, argumento por el cual no necesitó el quórum para aceptar la renuncia de Evo Morales y Álvaro García Linera, quienes horas antes llegaron a México en calidad de refugiados políticos.

Posteriormente, el Tribunal Constitucional avaló el procedimiento. Un comunicado oficial del alto tribunal cita una Declaración Constitucional de 2001 que al interpretar artículos referidos a la sucesión presidencial establece que “el funcionamiento del órgano ejecutivo de forma integral no debe verse suspendido”, por lo que el siguiente en la línea sucesorial asume “ipso facto” la presidencia.

Ver artículo completo AQUÍ