Estados Unidos y México acordaron cerrar la frontera por la pandemia del COVID-19. El Gobierno de Donald Trump anunció la mañana del viernes un acuerdo con su vecino del sur para “la suspensión del tráfico no esencial” en la frontera sur para frenar la expansión del coronavirus.

En una rueda de prensa en la Casa Blanca, el secretario de Estado, Mike Pompeo, señaló que ambos Ejecutivos han acordado la restricción del “tráfico no esencial”, de la que quedará exento el comercio, en un pacto similar al alcanzado con Canadá esta semana.

La medida entra en vigor mañana sábado.

“Estamos vigilando tanto nuestra frontera norte como la frontera sur”, dijo el secretario interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf, en la misma rueda de prensa.

“Queremos asegurarnos de que las mercancías, el comercio, los trabajadores sanitarios continúan pudiendo cruzar la frontera -agregó-. Pero, el turismo, y algunas actividades recreativas y otras cuestiones tienen que parar durante esta crisis”.

Trump informó, además, de que México también prohibirá los vuelos desde Europa como parte de los “esfuerzos coordinados”.

El Departamento de Estado emitió este jueves una alerta de viaje en la que urge a todos los estadounidenses a evitar los viajes al extranjero y a regresar de inmediato si están fuera, a menos que cuenten con planes para quedarse en el exterior.

Los casos de coronavirus en Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), superan ya los 10 mil contagiados y se han registrado 150 fallecidos, aunque cálculos extraoficiales hablan de 14,250 contagios y 205 muertes.

El estado de Nueva York ha decretado que todos los empleados de servicios no esenciales deberán dejar de acudir a sus puestos y trabajar desde sus hogares con el fin de reducir el ritmo de contagios, mientras California ordenó el confinamiento de la mayoría de la población, a medida que EEUU redobla los esfuerzos contra la pandemia.

Ver artículo completo AQUÍ