El presidente Donald Trump trajo este jueves una mascarilla azul marino estampada con el sello presidencial a su recorrido por una planta de Ford Motor Co. en las afueras de Detroit, Michigan, pero se negó a usarla frente a las cámaras.

«La tenía puesta en la parte trasera (de la fábrica), para no darle a la prensa el placer de verla”, dijo el mandatario a los periodistas en la planta, una de las que continúa fabricando respiradores artificiales para combatir el coronavirus.

«Creo que me veo mejor con la máscara», dijo Trump, antes de ofrecer una explicación diferente de por qué no la estaba usando. «Estoy hablando, por eso no la tengo puesta ahora», dijo.

Bill Ford, el presidente de la compañía, comentó que el uso de este implemento de protección recomendado por los CDC para mitigar el contagio “dependía» del presidente mientras estaba en las instalaciones, cuando se le preguntó por qué Trump no estaba siguiendo las pautas.

En una imagen obtenida por NBC News sí se ve al mandatario usando la mascarilla al inicio de su recorrido. Los periodistas no tuvieron acceso a esta parte de la visita.

La compañía dijo en un comunicado que alentó al presidente a usarla cuando llegó, y que luego de un rato se la retiró «por el resto de la visita».

El presidente ha recorrido instalaciones similares burlando las reglas sobre el uso de mascarillas, sobre las que ha dicho a sus asistentes que lo hacen parecer “débil”. Mientras caminaba por las instalaciones de Ford este jueves, el mandatario estaba rodeado de ejecutivos de la compañía con los rostros cubiertos. 

Al menos dos personas que trabajan en la Casa Blanca y que habían estado físicamente cerca de Trump recientemente dieron positivo al virus. Trump se hace la prueba a diario. Este jueves en la mañana dijo que acababa de dar negativo.