El presidente uruguayo Luis Lacalle Pou indicó este miércoles que está considerando declarar a Hezbollah como una organización terrorista. Lo hizo en el marco de una conferencia con el Comité Judío Americano cuando, consultado acerca de la posibilidad, hizo referencia al hecho que le hicieron la misma pregunta durante su campaña presidencial. Indicó que en el momento dijo que el país suscribía a la lista que tiene la Organización de las Naciones Unidas, pero aseguró que ahora está “en proceso de cambiar su opinión”.

“Pero espero cambiar mi opinión. No quiero asegurarlo ahora, porque quiero primero hacerlo y luego comunicar. Hace 10 meses no dije que no, pero ahora espero cambiar mi opinión”. Y agregó:» He leído planteamientos de países sudamericanos que tienen su propia lista y los argumentos me resultaron muy sólidos».

En concreto, países sudaméricanos que han tomado una decisión de esta naturaleza son Argentina, Colombia y Paraguay, mientras que a nivel latinoamericano también lo ha hecho Honduras.

El caso de Argentina tuvo lugar en julio de 2019, durante la administración de Mauricio Macri. Fue confirmada por su sucesor y actual mandatario Alberto Fernández, tras una controversia en la que se especuló con la posibilidad que no lo hiciera. Paraguay lo hizo un mes después, y Colombia en enero de 2020, bajo el mandato del actual jefe de Estado, Iván Duque.

De hecho, en Oriente Medio, la Liga Arabe, el organismo regional de representación árabe islámico del que 22 países forman parte, también se ha pronunciado indicando que, “dada su violencia y actividad terrorista designó a Hezbollah como organización terrorista global en 2017”.

El último país en tomar una medida similar a nivel global fue Alemania, que prohibió la actividad de Hezbollah en todo su territorio a finales de abril.

“Es una organización terrorista encargada de numerosos ataques y secuestros en el mundo entero. Cuestiona la existencia del Estado de Israel y abiertamente clama por su eliminación. Las acciones criminales y planificación de ataques también se producen en tierra alemana», aseguró el ministro del Interior alemán, Horst Seehofe, al explicar la decisión.

La decisión implica que de ahora en más se prohíbe el uso de emblemas y cualquier tipo de material de Hezbollah en público, como también el uso de escritos, audios, imágenes y todo tipo de materiales que tengan cualquier relación con la organización.

Ver artículo completo AQUÍ