En lo que va de marzo, al menos cuatro migrantes —tres hondureños y un salvadoreño— que intentaban llegar a EEUU fueron atacados a tiros mientras viajaban a bordo del tren conocido como La Bestia, muy cerca de la estación de Apizaco, Tlaxcala, en el centro de México.

Las víctimas denunciaron los hechos ante las autoridades locales y señalaron como responsables a policías estatales y guardias del tren “quienes dispararon sin mediar palabra”, le dijo a Univision Noticias Sergio Luna, director del albergue La Sagrada Familia, lugar al que los centroamericanos llegaron pidiendo auxilio.

Ver articulo completo AQUI