El presidente Donald Trump llevaba apenas una hora en California cuando atacó al gobernador del Estado, criticó las políticas de defensa de los inmigrantes, dijo que California está «fuera de control» y defendió su proyecto de muro diciendo que los inmigrantes son “escaladores profesionales”. Eso fue lo que dieron de sí apenas un par de minutos en los que Trump habló con la prensa en San Diego, junto a los prototipos que su Gobierno ha encargado para una hipotética valla fronteriza. El viaje de 24 horas al estado más enfrentado con sus políticas acababa de comenzar.

El Air Force One aterrizó en la base militar de Miramar, en San Diego, a las 11:30 de la mañana locales. Apenas minutos antes, el secretario de Estado, Rex Tillerson, había hablado a los medios sobre su despido. El presidente fue directamente al helicóptero Marine One para volar hacia el puerto de entrada de Otay, unos kilómetros hacia el Este, donde han sido construidos los ocho prototipos de muro fronterizo. Los prototipos fueron construidos allí en octubre, frente a Tijuana, porque es terreno federal y no había problemas legales.

Ver articulo completo AQUI