Familiares y amigos de Kieara Hobbs se presentaron en la sala de la corte penal del Condado de Franklin (Franklin County Commons Pleas ) por última vez el lunes, vistiendo camisetas con la imagen de la mujer que dicen que era su ángel, para ver al hombre que la mató ser sentenciado a prisión.

Darnell Vinson, de 22 años, del South Side, fue sentenciado a 87 años de prisión perpetua después de ser condenado la semana pasada por 12 cargos que incluyen asesinatos, intento de asesinatos y agresión criminal relacionados con dos tiroteos en 2017. Vinson fue declarado culpable de cometer asesinatos los días 10 y 11 de diciembre de 2017.

Las víctimas fueron Hobbs, de 26 años, quien murió en un tiroteo en Exhale Hookah Lounge, en Lockbourne Avenue, y el mejor amigo de Vinson, Brandon Meeks, de 29 años, quien murió después de ser baleado en una farmacia de Barthman Avenue. Vinson también hirió a otros tres: Latrell Davis y Christopher Bivens, ambos de 29 años, que estaban en la sala de hookah con Hobbs; y Darrell Meeks, de 29 años, hermano de Brandon, que estaba en la casa durante el tiroteo.

El fiscal asistente James Lowe le pidió al juez Michael J. Holbrook que le diera a Vinson la sentencia máxima posible por sus crímenes.

«La insensibilidad e indiferencia despiadada por la vida humana, nunca había visto algo así», dijo Lowe.

Holbrook dijo que la sentencia de Vinson era compleja, dados todos los cargos y especificaciones para armas y la participación del acusado en la pandilla Bloods.

«No quiero volver a verte caminar por las calles de Ohio», dijo Holbrook a Vinson.

La familia y amigos de Hobbs sentados en la sala del tribunal estallaron en aplausos y elogios cuando Holbrook dio su sentencia.