Por Telésforo Isaac
Obispo Emérito Iglesia Episcopal/Anglicana

Decir que “la sombra de la cruz pende sobre el mundo, no es necesariamente un vaticinio que implica presagio de ‘mal agüero’.  No, es para expresar que hay un cuadro que virtualmente señala  las  tendencias favorables y positivas del presente y el futuro; pero al mismo tiempo, puntualiza vaticinios de adversidades, desgracias, falsas expectativas, incertidumbre, indescriptibles altercados  y tormentosas visiones de tipos apocalípticos.

Para los cristianos y personas de buena fe y sensibilidad, la señal de la cruz representa el bien y el mal, cruzados en una lucha continua en el mundo desde los albores de la historia que conocemos. Atendiendo a este concepto, el futuro que se  presagia en el mundo puede ser simbolizado por la parte horizontal de la cruz, debido  a las nefastas actuaciones de los humanos que necesitan que Dios irrumpa verticalmente en los acontecimientos para bien de la humanidad.

Desde el segundo siglo de la era cristiana, la cruz es tomada como símbolo del poder de Dios, que se interpone a la fuerza del mal; es emblema de victoria sobre las titánicas luchas contra los poderíos de la malignidad.

La cruz es símbolo que metafóricamente muestra “el bien” que irrumpe en “el mal”;  es la rectitud  vertical que  se interpone con la desvergüenza y falta de integridad en el plano horizontal, es la bienaventuranza que intercede en el infortunio, es  bienestar que interviene en la fatalidad,  es como rayo vertical de luz que desciende y  penetra la oscuridad.

La línea vertical de la cruz, puede ser tomada como la  fe y la esperanza que fortalecen la seguridad de recibir lo que debe disfrutar toda la población del mundo.  La línea horizontal puede señalar la desconfianza en la justicia, violencias familiares, desasosiego por causa de los sicarios, temor de arrebatos de atracadores,  constreñimiento económico, iniquidad de personajes influyentes en la política, abusos  de empresas, hipocresías de religiosos, agravio de medios de comunicación, carencia  de servicios de salud y el estado permanente de los marginados de la sociedad, entre otros males. En verdad, la cruz es signo virtual de la plomada descendiente de la rectitud que intercede en el plano horizontal de la ignominia y la falta de observar las virtudes éticas-morales.

De manera innegable, la sombra de la cruz permanece  reflejando condiciones positivas; pero simultáneamente se asoman realidades negativas  de penumbras que oscurecen el ambiente en muchas áreas de las actividades sociales.

¿Qué podemos y debemos hacer,  en este momento y los días por venir,  para ayudar a disipar la serie  de maledicencias, acciones negativas,  que existen a todos los niveles y en todos los rincones de la sociedad dominicana?

Los que gobiernan están obligados a cumplir sus responsabilidades ejecutivas y administrativas. Los congresistas deben tener conciencia clara y transparente para pensar, formular y ofrecer leyes para beneficiar de manera justa y con dignidad a todos los componentes del conglomerado nacional. Las unidades de las Fuerzas Armadas, y la justicia, necesariamente deben cumplir con sus obligaciones de mantener la estabilidad, la seguridad y la equidad de manera digna de los derechos humanos. Los medios de comunicación, están llamados a dar informaciones fidedignas para orientar al pueblo de manera serena e idónea. Los dirigentes religiosos deben despojarse de dogmatismos, fariseísmos e hipocresías a fin de aconsejar y dirigir a los fieles y personas de buena voluntad, para así cumplir mejor como criaturas de Dios y amantes del prójimo. Los profesionales de todas las carreras y facetas de servicios deben ejercer sus pericias con entereza y conmiseración. Los empresarios necesitan tener  conciencias  sensibles  para no exceder sus ambiciones de obtener ganancias exageradas. Los técnicos, los obreros y otros asalariados, deben cumplir, como mejor pueden hacerlo, según les corresponde.

Si cada uno hace correctamente lo que está asignado a su responsabilidad, con toda seguridad, la cruz que está colgada sobre el mundo y de manera puntual sobre la sociedad donde vivimos, se tornará símbolo de victoria en esta “frágil tierra, nuestro hogar insular”.