Si vas a la piscina para refugiarte del fuerte calor de la temporada hazlo con precaución y siguiendo las recomendaciones de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), que lanzaron un llamado para alertar sobre el parásito Cryptosporidium, o «crypto».

Entre 2009 y 2017, se han producido 444 brotes de «crypto» que han causado 7,465 infecciones en 40 estados. Estas cifras representan un incremento de un 13% por año. La principal fuente de estos brotes es agua clorada contaminada, como las de las piscinas y centros acuáticos, según los CDC. A diferencia de otros gérmenes que mueren con los desinfectantes que habitualmente se usan en las piscinas, como el cloro, «crypto» es capaz de sobrevivir en el agua clorada durante una semana.

Ver artículo completo AQUÍ