A pesar del crecimiento económico del país, en 2018 aumentó la cantidad de estadounidenses sin seguro médico, algo que no ocurría desde que Obamacare entró en efecto en 2014. Se trata de otra de las consecuencias de la administración de Trump por debilitar la ley de salud que había logrado reducir esta cifra a un mínimo histórico, advierten muchos expertos.

Unos 27,5 millones de personas -8,5% de la población- no tuvieron una póliza de salud en 2018, lo que representa casi un 8% más de las que hubo en 2017. La cifra asombra no sólo porque es la primera vez que hay un incremento de los no asegurados, sino también porque esto ocurre en pleno apogeo de la economía donde la pobreza bajó a 11.8% – el nivel más bajo en una década-, tal y como revela un reporte divulgado por la Oficina del Censo este martes.

El dato contradice una tendencia histórica: cuando hay crecimiento económico la cantidad de personas sin seguro médico permanece estable o desciende, pero no aumenta.

“En un período continuado de crecimiento económico uno esperaría no retroceder en cuanto a cobertura de seguro médico”, dijo al New York Times, Sharon Parrot, vicepresidenta del Center on Budget and Policy Priorities.

Ver artículo completo AQUÍ