Una investigación de la London School of Economics sorprende al asegurar que caminar media hora cinco días a la semana adelgaza más que correr, andar en bici o acudir al gimnasio.

Además, las personas que caminan con frecuencia bajan una talla de ropa respecto a la media. Caminar también ayuda a prevenir el colesterol, ataques al corazón, la diabetes y la tensión alta. Si por si esto fuera poco, una buena caminata levanta el ánimo.

Los beneficios son especialmente visibles en mujeres mayores de 50 años de bajos ingresos económicos.

Para que sea efectiva, se debe caminar a paso ligero, hasta llegar a sudar. El ritmo debe ser aquel que te permita hablar, pero no cantar. Tampoco se debe caminar después de una comida abundante, se debería esperar a realizar la digestión.  Por el contrario, si no se ha almorzado recomiendan tomarse antes una pieza de fruta, por ejemplo un plátano.

Ver artículo completo AQUÍ