Es un hecho médico: pasar tiempo al aire libre, sobre todo en áreas verdes, es bueno para tu salud.

Muchas investigaciones indican que escapar al parque de tu barrio, practicar senderismo por el bosque o pasar un fin de semana junto a un lago puede atenuar los niveles de estrés de las personas, disminuir la presión sanguínea y reducir el riesgo de padecer asma, alergias, diabetes y enfermedades cardiovasculares, además de que mejora la salud mental y aumenta la expectativa de vida. Los médicos en todo el mundo han comenzado a prescribir tiempo al aire libre como una manera de mejorar la salud de sus pacientes.

No obstante, aún hay una pregunta: ¿cuánto tiempo o con cuánta frecuencia debes estar al aire libre para aprovechar sus grandes beneficios? ¿Hay una dosis recomendada? ¿Cuánto contacto con la naturaleza es suficiente?

Ver artículo completo AQUÍ