El coronavirus sigue creciendo y devastando a las comunidades latinas en EEUU

Seis semanas después de salir del hospital, la hondureña Arely Martínez, quien vive en Baltimore, Maryland, sigue débil y tiene problemas para dormir.

Martínez retrasó su visita al doctor durante dos semanas, después de tener fiebre y dolor de cabeza. Luchaba por respirar y perdió el sentido del olfato. La falta de seguro, su situación migratoria y la información errónea sobre la pandemia la mantuvo en su hogar. Hasta que un día ya no pudo más. Tomo un taxi y se fue al hospital; dio positivo por COVID-19.

«No tenía orientación médica y aparte de eso, tenía miedo debido a los comentarios de la gente de que cuando vas al hospital terminan matándote», aseguró Martínez, quien pasó dos días en el hospital preocupada por sus tres hijos mientras su esposo los dejaba solos para buscar trabajo.

«A decir verdad, fueron los momentos más tristes de mi vida», dijo. «No hubo un momento o un instante en que dejé de pedirle a Dios que me diera la oportunidad de vivir para ver a mis hijos, abrazarlos y cuidarlos».

En Maryland, el código postal con la mayoría de los casos de COVID-19, que limita con la capital del país, es mayoritariamente hispano, según un recuento de la agencia de noticias The Associated Press.

Pero las mismas disparidades suceden en todo el país. A medida que el coronavirus se propaga más profundamente, está devastando a las comunidades latinas desde los suburbios de la capital, hasta los campos agrícolas de Florida y los extensos suburbios de Phoenix e innumerables áreas intermedias.

En Estados Unidos, los casos han aumentado en más de 20 estados en los últimos días. Florida registró más de 3,200 nuevos casos en las últimas 24 horas. Texas sumó 3,100 y Arizona 2,500. Ya son más de 2.2 millones de enfermos desde el comienzo de la pandemia.

En Carolina del Norte, los latinos representan el 45% de los casos de coronavirus, mientras que representan solo el 10% de la población, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos del estado.

En la ciudad latina y nativa americana de Guadalupe, Arizona, los residentes dan positivo en más de cuatro veces la tasa de todo el condado. En esta ciudad, llamada así por la santa patrona de México, la Virgen de Guadalupe, cientos de personas que viven con familiares en pequeñas casas de adobe se alinearon bajo el sol abrasador entre el 28 y 29 de mayo para realizarse pruebas gratuitas en la plaza principal.