Las verrugas o mezquinos son pequeños bultos ásperos, inofensivos, que no duelen, se pueden extender a otras partes del cuerpo y además son contagiosos.

Estos bultos granulares en la piel que aparecen con mayor frecuencia en los dedos o en las manos, son causadas por un virus y se transmiten por el tacto o a través de objetos compartidos, como limas, toallas o paños.

De acuerdo a Mayo Clinic, existen más de 150 tipos del virus del papiloma humano, pero solo unos pocos provocan verrugas en las manos.

Las verrugas comunes desaparecen por sí solas, puede ser en un periodo de dos a seis meses, hasta dos años. Se deben eliminar antes para evitar que se extiendan y se contagien a otras personas.

Antes de querer eliminar una verruga tenemos que estar seguros de que sean verrugas comunes y no se trate de bultos malignos.

No intente extirpar una verruga cortándola, quemándola, rompiéndola o arrancándola. Los especialistas no recomiendan remedios caseros irritan, inflaman o quedan cicatrices y no funcionan. Sin embargo, hay un remedio casero del cual reconocen su efectividad, se trata del ajo.

Ver artículo completo AQUÍ