Con una tasa sostenida de casi 1,000 muertos diarios, Estados Unidos supera los 90,000 fallecidos por coronavirus, al tiempo que el presidente Donald Trump presiona por reducir las restricciones de distancia social que han afectado a la economía.

El país reporta 1.5 millones de contagios con una tasa de nuevos casos cerca de los 20,000 diarios; el número de muertes ya suma 91,174. La cifra de personas recuperadas sigue siendo baja con 346,389, según datos de la Universidad de Johns Hopkins.

“¡Reabran nuestro país!”, tuiteó el presidente ese lunes en concordancia con su discurso de las últimas semanas para que los estados relajen las restricciones.

Su postura, sin embargo, contrasta con las propias medidas recientemente tomadas en la Casa Blanca, donde todo el personal ahora debe utilizar protección facial.

Alex Azar, secretario de Salud y Servicios Humanos, defiende la necesidad de retormar la actividad económica lo antes posible, afirmando que la “salud mental” está en juego, además de que otros procedimientos médicos no están siendo atendidos, debido a la emergencia sanitaria.

“En realidad es la salud contra la salud”, dijo en una entrevista en CBS. “Hay una consecuencia real, muy real para la salud de estos cierres que deben ser equilibrados, mientras intentamos reabrir esta economía y avanzar”.

Más de 40 estados avanzan en sus planes de reapertura, pero los primeros en hacerlo, como Texas, ya reportaron un incremento de nuevos casos. El sábado se informó de 1,815 contagios más en esa entidad, aunque las autoridades lo atribuyeron al incremento de pruebas.

A pesar del aumento, el gobernador republicano Greg Abbott, permitió que las tiendas minoristas, restaurantes y otros negocios reabrieran este mes.

En Nueva York sigue siendo el epicentro de la pandemia con 269,874 casos activos de los 359,883 contagios reportados, pero algunas regiones están listas para reabrir, informó el gobernador demócrata Andrew Cuomo.

La Gran Manzana no está lista para llegar a esa etapa, la mayoría de los enfermos, aunque las pruebas de COVID-19 están siendo subutilizadas, ya que se reportan 40,000 disponibles al día y se utilizan poco más de 5,000.

Un reporte de Axios señala que el presidente Trump decidió detener los reportes diarios de lucha contra la pandemia, a fin de no alentar el cierre de la economía, aunque sus principales expertos, la Dra. Deborah Birx y el Dr. Anthony Fauci, mantienen sus posturas sobre la precaución de “volver a la normalidad” en forma acelerada.

Ver artículo completo AQUÍ