Seis días después de que le realizaran una operación abdominal, un hombre británico de 72 años estaba de vuelta en el hospital.

Tras la cirugía, notaba que tenía dificultad para respirar. A medida que pasaba el tiempo se sintió peor, hasta que tosió sangre y decidió regresar a la consulta médica. En la sala de emergencia contó que no había podido comer alimentos sólidos tras la operación y que no se sentía bien.

Los médicos del Hospital Universitario James Paget en Norfolk, en el este de Inglaterra, creyeron que se trataba de una infección respiratoria y de efectos secundarios por haber estado entubado durante la cirugía. Así que le recetaron antibióticos y esteroides.

Cuando el hombre regresó nuevamente dos días después, los médicos revisaron su garganta y fue entonces que encontraron un objeto semicircular sobre sus cuerdas vocales.

Ver artículo completo AQUÍ