A principios de febrero, cuando las autoridades chinas llevaban un mes luchando contra el brote de coronavirus, el Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades (CCDC) realizó su primer estudio de los datos de los pacientes.

La muestra la componían 138 enfermos del llamado Covid-19 que habían sido hospitalizados. La media de edad era de 56 años y el 54,3% eran hombres.

Semanas más tarde, cuando el mismo centro llevó a cabo un estudio más amplio, con los registros médicos de 72,314 pacientes, los datos arrojaron una conclusión similar.

El 51% de los casos confirmados eran hombres, pero lo que llamó la atención de los expertos es que la tasa de mortalidad también tenía números más elevados: 2,8% en los hombres frente al 1,7% de las mujeres.

Otro estudio publicado en la revista médica británica Lancet sobre los datos de 99 pacientes infectados con el virus reveló que la edad media era de 55,5 años y que había infectados 67 hombres y 32 mujeres.

Ver artículo completo AQUÍ