La noticia de que a un recién nacido en China se le diagnosticó el coronavirus el 5 de febrero, sólo 30 horas después de nacer, rápidamente dio la vuelta al mundo.

Es el paciente más joven que hasta ahora se ha registrado en el brote que ya ha matado a más de 1.000 personas e infectado a más de 40,000 (principalmente en China, pero se han registrado casos en más de 30 países).

Sin embargo, entre los pacientes contagiados hay muy pocos niños.

El estudio más reciente del brote, publicado en Journal of the American Medican Association (Revista de la Asociación Médica Estadounidense) se refiere a un análisis de pacientes en el Hospital Jinyintan de Wuhan, la ciudad del epicentro del brote.

Este encontró que más de la mitad de las personas afectadas por el virus son adultos de entre 40 y 59 años y sólo 10% de los pacientes son menores de 39.

“Los casos en niños han sido raros”, escriben los investigadores. ¿A qué podría deberse esto?

Ver artículo completo AQUÍ