Las quemaduras pueden producirse por múltiples motivos: por entrar en contacto con líquidos calientes, fuego, electricidad, productos químicos…Y todos estos peligros están dentro de nuestra propia casa, al alcance de nuestros hijos.

Sin embargo, es muy fácil prevenir las quemaduras. La doctora Raquel Jiménez propone estas sencillas normas:

Para quemaduras eléctricas: es fundamental tener protegidos los enchufes y ser muy cautos a la hora de manipularlos delante de los niños para evitar que imiten nuestro comportamiento.

Ver artículo completo AQUÍ