La mastitis es la inflamación del tejido mamario, que se da por diversas causas, pero la podemos clasificar como infecciosa y no infecciosa, puede llegar a causar molestias moderadas a severas y en el caso de los tipos infecciosos avanzar hasta provocar un absceso en la mama.

Mastitis infecciosa: Mastitis puerperal, Mastitis no puerperal y Absceso mamario.

Mastitis no infecciosa: Traumatismo

Las últimas investigaciones indican que en las en la mastitis existe una alteración en la flora normal de la mama y un aumento notable y rápido de agentes causales de la enfermedad.

En el caso de las mujeres que lactan, se dice que de 7-9 de cada 10 padecen mastitis infecciosa en las primeras 12 semanas, sin embargo es una entidad que puede aparecer en cualquier momento durante lactancia materna.

La vía de entrada de los microbios siempre será alguna fisura en piel, más frecuentemente a través de grietas en el pezón, así es como el tejido mamario se infecta.

En el caso del mecanismo traumático, esto ocurre debido a una respuesta del cuerpo ante dicho evento y se manifiesta como signos y síntomas de inflamación.

Clínicamente el diagnóstico se realiza con una buena historia clínica de la paciente así como con la visualización y exploración de la mama, y los datos que la acompañan y que son el motivo de la consulta.

Ver artículo completo AQUÍ