El fundador y dueño del gigante chino, Ren Zhengfei, ha propuesto vender su conocimiento sobre el 5G a una empresa occidental, en un intento de calmar las preocupaciones sobre su negocio expresadas por Estados Unidos y otros países.

Ren aseguró que el comprador sería libre de «cambiar el código software», lo que permitiría gestionar cualquier defecto del sistema o «puerta trasera» sin la participación de Huawei.

Estados Unidos y Australia han prohibido el uso de equipos de Huawei en sus redes de comunicaciones y Reino Unido, por ejemplo, está valorando qué hacer al respecto.

Huawei ha negado en repetidas ocasiones las acusaciones de que ayudaría al gobierno chino a espiar o alterar los sistemas de telecomunicaciones de otros países, y asegura que es una firma privada propiedad de sus trabajadores.

Ver artículo completo AQUÍ