Las invasiones de carril constituyen uno de los percances más comunes al momento de conducir.

Frecuentemente tienen lugar por falta de atención, y en esta ocasión, especificaremos quién generalmente es tildado como culpable en estas situaciones.

Y el responsable es…
Generalmente el vehículo que se introduce de manera parcial o por completo al carril contrario a su marcha, es el culpable de todo incidente que ocurra por esa acción.

Esto también se aplica si se invade carril para maniobras de adelantamiento que resulten fallidas.

Sin embargo, los accidentes anteriormente mencionados pueden deberse también al vehículo que está siendo adelantado, y al conductor que no interpreta la situación de la manera más adecuada posible. Esto sí pasa, aunque en raras ocasiones.

Si en la vía hay una señalización que prohíba la invasión del carril, lo lógico es no realizarlo, pero el problema surge cuando la señal no es fácilmente visible, o cuando la línea que separa los carriles es discontinua.

En los casos anteriores se opta por adelantar y estar constantemente interpretando y definiendo la situación. Entra en juego también la habilidad del conductor, su visibilidad y la pericia que tenga al momento de realizar la maniobra.

Ver artículo completo AQUÍ